lunes, 27 de abril de 2015

TITU CUSI YUPANQUI: DEFUNCIÓN

Su muerte en 1570, posiblemente causada por una pulmonía, fue un problema para los misioneros Agustinos que lograron entrar tras la capitulación, ya que en su afán de ayudar le dieron brebajes que los andinos pensaron era veneno. El religioso Diego Ortiz fue encontrado culpable siendo torturado y ajusticiado posteriormente. Los españoles y mestizos que se encontraban en Vilcabamba también fueron “ajusticiados” y nuevamente comenzaron las hostilidades.

La élite buscó un sucesor y fue así que su hermano Túpac Amaru I empuñó el cetro y se ciñó la mascapaycha a comienzos de 1571

TITU CUSI YUPANQUI: FIRMA DEL TRATADO DE ACOBAMBA Y SUS RESULTADOS

Titu firmó con las autoridades del Virreinato del Perú el Tratado de Acobamba en 1566. En dicho tratado se ponía fin a las hostilidades, se otorgaba el Título de Inga al Inca y sus descendientes y se perdonaban los actos cometidos mutuamente durante la guerra. 

El Inca aceptó el catolicismo y recibió el bautismo con el nombre de Diego de Castro con su famiilia en 1568. Además autorizó la entrada de misioneros en Vilcabamba. Estos hechos que no fueron bien vistos por los curacas más radicales.

TITU CUSI YUPANQUI: REINICIO DE LAS NEGOCIACIONES

La corona española decidió terminar con la guerra, reinició negociaciones bajo el gobierno de Lope García de Castro, enviando al mensajero Rodríguez de Figueroa, quien llegó a Pampacona y se entrevistó con el Inca a quien encontró lujosamente vestido mostrando su gran poder. 

Titu lo aceptó y designó a dos personas para que se ocupasen de sus asuntos: por notario, al mestizo Martín de Pando y de apoderado en el Cusco a Juan de Betanzos, casado con una prima suya, Cuxirimay Ocllo.

TITU CUSI YUPANQUI: INICIO DE SU GOBIERNO

Desde los primeros momentos de su mandato Titu mostró su gran belicosidad. Continuamente armaba a sus hombres y mandaba atacar pueblos, ciudades y caminos. 

De esta forma consiguió dominar en poco tiempo muchas tierras en las que cultivaba maíz, cañigua, quinua y bastante cantidad de coca, que producía en los valles calientes, desde donde era transportada al Cusco, Abancay, Andahuaylas y el Collao, lugares de buena venta por la mucha demanda. A base de estos productos el Inca se enriqueció rápidamente.

TITU CUSI YUPANQUI: LLEGADA AL PODER

El 2° Inca de Vilcabamba, Sayri Túpac, había hecho testamento dejando como sucesor a su hermano Túpac Amaru, hijo legítimo de Manco Inca -padre de ambos y 1° Inca de Vilcabamba- un príncipe de corta edad. 

Al llegar la noticia de su muerte, Titu Cusi Yupanqui, otro hijo ilegítimo de Manco Inca, se proclamó señor de aquellos territorios. Al legítimo heredero Túpac Amaru I, con intención de desprestigiarle lo apodó "uti": bobo, y lo encerró en las casas de las mamaconas o vírgenes del Sol.

TITU CUSI YUPANQUI

El más joven de los hermanos de Titu Cusi tomó entonces el mando: Túpac Amaru — es decir: Serpiente de Fuego—, (conocido como Túpac Amaru I para diferenciarlo de José Gabriel Condorcanqui quien también llevó el mismo nombre aunque en el siglo XVIII, y que también se enfrentó a los españoles). El nuevo Sapa Inca formó un ejército y lo puso al mando de los generales Huallpa Yupanqui, Cori Páucar Yauyo y Colla Túpac. Denunció el Tratado de Acobamba, expulsó a los españoles de Vilcabamba, cerró sus fronteras y pregonó que luchaba por la restauración del Tahuantinsuyo.

El virrey del Perú, Francisco Álvarez de Toledo, quinto gobernante del Perú hispano (1569–1581), que ya había recibido de España el "cúmplase" que incluida la bula que autorizaba el matrimonio de Quispe Titu, el 20 de julio de 1571, envió al dominico Gabriel de Oviedo y al licenciado García de los Ríos a Vilcabamba, para que entregaran los documentos a Túpac Amaru Inca y solucionar el problema de forma pacífica. Esta comisión no fue recibida por Túpac Amaru Inca y tuvo que volver al Cusco. Encontrándose el virrey en el Cusco, envió a Tilano de Anaya con una carta amenazante al Sapa Inca. Al cruzar el puente de Chuquichaca, fue muerto por los leales a Túpac Amaru. 

INCAS DE VILCABAMBA: REBELIÓN DE TÚPAC AMARU I

El más joven de los hermanos de Titu Cusi tomó entonces el mando: Túpac Amaru — es decir: Serpiente de Fuego—, (conocido como Túpac Amaru I para diferenciarlo de José Gabriel Condorcanqui quien también llevó el mismo nombre aunque en el siglo XVIII, y que también se enfrentó a los españoles). 

El nuevo Sapa Inca formó un ejército y lo puso al mando de los generales Huallpa Yupanqui, Cori Páucar Yauyo y Colla Túpac. Denunció el Tratado de Acobamba, expulsó a los españoles de Vilcabamba, cerró sus fronteras y pregonó que luchaba por la restauración del Tahuantinsuyo.

El virrey del Perú, Francisco Álvarez de Toledo, quinto gobernante del Perú hispano (1569–1581), que ya había recibido de España el "cúmplase" que incluida la bula que autorizaba el matrimonio de Quispe Titu, el 20 de julio de 1571, envió al dominico Gabriel de Oviedo y al licenciado García de los Ríos a Vilcabamba, para que entregaran los documentos a Túpac Amaru Inca y solucionar el problema de forma pacífica. Esta comisión no fue recibida por Túpac Amaru Inca y tuvo que volver al Cusco. Encontrándose el virrey en el Cusco, envió a Tilano de Anaya con una carta amenazante al Sapa Inca. Al cruzar el puente de Chuquichaca, fue muerto por los leales a Túpac Amaru. 

INCAS DE VILCABAMBA: DESPUÉS DE MANCO INCA

Sayri Túpac fue hijo de Manco Inca y Culchima Caype. Fue declarado heredero legítimo cuando murió Manco Inca y tomó como esposa principal a su hermana mayor Cusi Huarcay. 

Sayri Túpac empezó negociaciones con el nuevo gobierno español, lo que lo enfrentó al resto de la élite de Vilcabamba. Incluso dejó su reino para viajar a Lima donde fue recibido con honores.

INCAS DE VILCABAMBA: MANCO INCA Y LA RESISTENCIA

Es entonces cuando es nombrado Manco Inca, que había caído en manos de los partidarios de Atahualpa. Su intención pudo ser la restauración del imperio con ayuda de los españoles, pero está claro que de esa manera sólo sirvió a los propósitos de éstos. Recibió la mascaipacha de mano de Pizarro en 1534 convirtiéndose así en un gobernante títere. 

Al llegar a las afueras de Cusco, Manco luchó junto a Diego de Almagro y los capitanes de los chachapoyas, huancas y cañaris contra el general Quisquis.

En abril de 1536 y tras los saqueos que caracterizaron la toma del Cusco, Manco Inca se enfrentó abiertamente a los españoles por sus demandas constantes de oro y plata y su intolerancia con las creencias e instituciones locales. Ante esta actitud fue mantenido cautivo en su palacio. 

INCAS DE VILCABAMBA: ANTECEDENTES

Luego de ser asesinado Atahualpa en Cajamarca, Perú, representantes de varias naciones andinas se reunieron con los conquistadores españoles y su líder Francisco Pizarro para ofrecerles su alianza. Así, Curacas cañaris (de los territorios del sur del actual Ecuador), chachapoyas (de la sierra nororiental peruana) y de la Confederación Huanca (sierra central peruana), reafirmaron su independencia de los incas, a quienes ya se habían enfrentado por su libertad en diferentes revueltas en el pasado. 

Es más, estas naciones estaban especialmente enfrentadas al bando de Atahualpa por las atrocidades que habría cometido contra sus poblaciones durante la "guerra civil", según las crónicas de la conquista del Perú.

A esta situación de levantamiento general se sumaba la presencia de tres ejércitos incas del bando de Atahualpa repartidos en diferentes regiones del imperio. Estos estaban dirigidos por los generales Rumiñahui, Chalcuchímac y Quisquis y no eran populares entre las poblaciones andinas. La situación política de los Andes en ese momento era inusualmente complicada y hasta hoy difícil de desentrañar pero claramente explosiva.

INCAS DE VILCABAMBA

Se conoce como incas de Vilcabamba a los cuatro monarcas sucesores de Atahualpa que se enfrentaron al desmantelamiento del Imperio inca por parte de los conquistadores españoles y sus aliados andinos. Encarnaban la resistencia de la élite cuzqueña y gobernaron sobre un reducido pero influyente estado incaico llamado muchas veces Imperio Neoinca de Vilcabamba entre 1537 y 1572.