lunes, 22 de diciembre de 2014

CUARTO DEL RESCATE: CONSERVACIÓN

El Cuarto del Rescate durante unas reparaciones.
El Cuarto del Rescate es una de las Atracción turística|atracciones turísticas más importantes de Cajamarca, y el único resto del período inca que queda en la ciudad. 

De la construcción original quedan las cuatro paredes, pues el techo es una construcción más moderna. En 2008, estudios arqueológicos denunciaron el serio deterioro que presentaba, lo que pone en riesgo su infraestructura de piedra volcánica.

En una de sus paredes se encuentra una marca roja horizontal que indica el punto hasta el cual se supone que el Inca alzó la mano para marcar hasta dónde debía llegar el oro recaudado. En sus paredes se encuentran algunas placas con frases y escritos correspondientes a cronistas del suceso:

CUARTO DEL RESCATE: RESCATE Y EJECUCIÓN

Los funerales del inca, pintura de Luis Montero
que representa a Atahualpa muerto.
Como resultado Atahualpa fue apresado en un palacio de Cajamarca. En prisión, ofreció a cambio de su liberación llenar dos veces la habitación en la que estaba recluido, de plata y una de oro "hasta donde alcanzara su mano"; los españoles aceptaron y de inmediato se mandó la orden a todo el imperio inca de que enviasen la mayor cantidad posible de oro y plata hacia Cajamarca. 

Después de cumplir su parte los españoles lo sentenciaron a muerte por idolatría, fratricidio, poligamia, incesto y lo acusaron de ocultar un tesoro.

Se le concedieron las dos últimas opciones: ser bautizado como cristiano y luego ahorcado o ser quemado vivo. Al escoger la primera opción fue bautizado con el nombre cristiano de Francisco. Se cree que Francisco Pizarro lloró su muerte. (Pedro Pizarro narra en su crónica: "yo vi llorar al Marqués").

CUARTO DEL RESCATE: HISTORIA

Grabado antiguo que representa la captura
de Atahualpa por las tropas de Pizarro.
Captura
Los castellanos comenzaron la conquista del Imperio Inca en 1532. El 15 de noviembre de ese año, Francisco Pizarro llegó a la ciudad de Cajamarca, donde se había citado con el emperador Atahualpa.

Una vez en la ciudad, se escondieron en los principales edificios incas de la plaza y esperaron ansiosos. Horas después vieron la fenomenal entrada de Atahualpa, con un desfile de 30.000 hombres, quienes estaban tan confiados que fueron desarmados. 

CUARTO DEL RESCATE

Vista exterior del edificio conocido como Cuarto del
Rescate, en Cajamarca donde estuvo
recluido el inca Atahualpa.
El Cuarto del Rescate es una edificación incaica ubicada en la ciudad de Cajamarca, Perú. Sus dimensiones son 11,80 m de largo, 7,30 m de ancho y 3,1 m de alto.

CAPTURA DE ATAHUALPA: BATALLA Y CAPTURA

Atahualpa cogió el libro, lo revisó y se lo acercó al oído, indignándose porque no oía nada ni sentía que ese objeto fuera así de poderoso, por lo que lo lanzó muy lejos con furia, gritando que él no se sometería ante nadie por ser el hijo del sol, y que no conocía la religión de la que el cura le hablaba; asimismo exigió que los españoles pagaran por los desmanes que habían cometido desde su llegada a suelo de su reino.  

CAPTURA DE ATAHUALPA:DESARROLLO

Dibujo de Guamán Poma de Ayala que representa a Atahualpa
en Cajamarca, sentado en su trono o usno y acompañado
de sus guerreros. Delante de él están
Francisco Pizarro y el padre Vicente de Valverde.
Atahualpa aceptó la invitación y encabezó una lenta y ceremoniosa procesión de miles de hombres, mayormente bailarines, músicos y cargadores de servicio. La marcha le tomó buena parte del día, causando la desesperación en Francisco Pizarro y sus hombres, porque no querían pelear de noche. 

Esto es notable porque a estas alturas de la campaña de conquista del Tahuantinsuyo, los españoles ignoraban que los incas no combatían de noche por motivos rituales.

Dentro de Cajamarca, los españoles habían hecho ya los preparativos para tender la celada al Inca. Pizarro dividió a sus jinetes en dos grupos, uno al mando de Hernando Pizarro y otro al mando de Hernando de Soto. A los caballos se les colocó cascabeles para que hicieran más ruido al momento de galopar. Los infantes fueron también divididos en dos grupos, uno al mando del mismo Francisco Pizarro y otro al mando de Juan Pizarro. 

CAPTURA DE ATAHUALPA:LA VISITA A PULTUMARCA

Soto y sus hombres llegaron a Pultumarca, a través de una calzada de piedra que corría entre dos canales de agua y terminaba en un río, a partir del cual comenzaba el campamento del Inca. Mientras que Hernando Pizarro y su grupo iban ya casi al alcance de Soto. 

Éste llevaba al intérprete Felipillo de Tumbes, mientras que Hernando Pizarro llevaba al intérprete Martinillo, el sobrino del curaca Maizavilca de Poechos.

El Inca descansaba en un palacete situado en medio de un pradillo cultivado, situado un poco más atrás del campamento inca. Unos cuatrocientos guerreros incas, desplegado en el pradillo, custodiaban la residencia del Inca. Soto y sus hombres, luego de cruzar el campamento, llegaron ante la puerta del palacete y, sin bajar de sus caballos, enviaron a Felipillo para que solicitase la presencia del Inca. Un orejón o noble inca fue donde su señor con el mensaje y los españoles quedaron a la espera de alguna respuesta. 

CAPTURA DE ATAHUALPA: ANTECEDENTES

El conquistador español Francisco Pizarro, junto con sus cuatro hermanos, encabezaba una pequeña expedición de 180 hombres y 30 caballos, la misma que había partido de Panamá en diciembre de 1531. 

Atahualpa acababa de resultar victorioso en una larga guerra civil por la sucesión al trono contra su medio hermano Huáscar. 

Durante el viaje de la expedición española, Atahualpa envió varios mensajeros con regalos para los españoles, algunos de ellos de oro, lo que aumentó las esperanzas de Pizarro de hallar grandes tesoros.

CAPTURA DE ATAHUALPA

La Captura de Atahualpa o Batalla de Cajamarca fue un ataque sorpresa al monarca del Imperio Incaico realizada por Francisco Pizarro y sus tropas. Ocurrió en la tarde del 16 de noviembre de 1532, en la plaza mayor de Cajamarca, logrando su objetivo de capturar al inca Atahualpa.

GUERRA CIVIL INCAICA:INVASIÓN ESPAÑOLA Y SU INFLUENCIA EN EL CONFLICTO

A poco de finalizar la guerra irrumpieron los españoles, bajo el mando de Francisco Pizarro, el cual inició una serie de proclamas por uno y por otro bando, lo que les permitió entrar sin ser atacados en el imperio por el límite norte. 

Finalmente se decidieron como partidarios de Huáscar Inca tras los sucesos de Cajamarca en que emboscaron, capturaron y posteriormente dieron muerte al vencedor de la guerra civil: Atahualpa.

Mientras Quizquiz tomó Cusco, Francisco Pizarro había tomado contacto con un hermano de Huáscar y Atahualpa, Túpac Hualpa. Tupac Hualpa fue nombrado Inca gobernante por Pizarro y en tal calidad inició un viaje hacia Cuzco, falleciendo apenas dos meses más tarde de su entronización. Pizarro acusó a Challcuchimac de haber envenenado al Sapa Inca y lo condenó a muerte. Rumiñahui y Quizquiz corrieron suertes diferentes. 

GUERRA CIVIL INCAICA: PRISIÓN Y MUERTE DE HUÁSCAR

Huáscar conducido por Quizquiz y Chalcuchímac.
Dibujo de Guamán Poma de Ayala.
Tras ser apresado, Huáscar fue conducido al Cuzco por Chalcuchimac y Quizquiz, donde se le obligó a presenciar la muerte de sus familiares, tanto directos como indirectos. Su madre le reprochó el estado en el que había quedado el imperio por su forma de gobernar. En prisión lo insultaban, le daban de comer desechos humanos y se burlaban de él todo el tiempo. 

Lo mataron cuando tenía cerca de 27 años, arrojándolo probablemente a un abismo, aunque también se cree que lo ahogaron en el río Andamarca, por orden de Atahualpa, mientras éste se hallaba preso de los españoles. Atahualpa, en su prisión de Cajamarca, recibió una vasija hecha con el cráneo de Atoc, hermano de Huascar, bañado en oro y provista de un caño entre los dientes.

GUERRA CIVIL INCAICA: CAMPAÑA FINAL QUITEÑA


Hacia 1532, los quiteños ocupaban con sus ejércitos en centro y sur del actual Perú. Las continuas derrotas preocuparon a Huáscar, que se empezaba a quedar sin reservas, llegando en ocasiones a enviar sacerdotes y curacas como generales. Huáscar replegó sus mermadas fuerzas a Cusco, donde fueron reorganizadas en tres ejércitos. El primero bajo su mando personal, formado con orejones del Hurin Cusco, cañaris y chachapoyas guarneciendo la capital. 

El segundo, comandado por Uampa Yupanqui, se movilizó a Cotabambas, donde se encontraban las fuerzas enemigas. El tercero, al mando de Huanca Auqui, tenía por misión de vigilar a sus enemigos y emboscarlos cuando tuviera la oportunidad. Mientras que los generales norteños Challcuchimac y Quizquiz cruzaban con sus soldados el río Cotabamba.

GUERRA CIVIL INCAICA: GUERRA PROLONGADA II

Ofensivas cusqueñas
Hacia 1530, Huáscar organizó un poderoso ejército y lo envió al norte al mando de su hermano, el general Atoc o Atoco. Tenía 30.000 hombres con los que triplicaba las fuerzas de su rival. Otras fuentes dicen que el ejército de Atahualpa estaba constituido por 40.000 hombres, veteranos pagados de las guerras de su padre, y el de Huáscar de sólo 30.000 reunidos en Tumepampa que incluían cañaris, paltas y chaparras además de 2.000 veteranos cusqueños. 

Según una fuente, la destrucción de Tomepampa se dio después de la derrota de la ofensiva cusqueña y tras su victoria en Ambato las fuerzas de Atahualpa marcharon al sur, primero intentando tomar la isla Puná con una fuerza de 15.000 hombres en 700 balsas que fue vencida, costándole 4.000 tropas.

Mientras que en Quito, Atahualpa organizó sus fuerzas, reunió a sus generales Challcuchimac, Quizquiz, Rumiñahui y Ucumari y les ordenó marchar. También envió espías al sur para que vigilaran a las tropas de Atoc. El plan cusqueño era básicamente avanzar al norte hasta tomar Tomepampa y Quito. No se sabe dónde se produjo el encuentro o cuantos fueron; la mayoría de historiadores dicen que el primer enfrentamiento se produjo en Chillopampa donde vencieron los huascaristas, pero el cronista Miguel Cabello Balboa afirma que el primer encuentro se libró en Mullihambato y que en una segunda batalla resultaron vencedores los atahualpistas. Mientras que Pedro Cieza de León dice que solo hubo una batalla, donde triunfaron los atahualpistas.

GUERRA CIVIL INCAICA: GUERRA PROLONGADA

La segunda versión indica que la guerra duró varios años y que Huáscar no fue capturado sino hasta el final de la misma.

Rebelión de Atahualpa
Aproximadamente en 1529, cuando Atahualpa hacía los preparativos para la guerra en Tomepampa, resultó apresado. Al respecto, hay dos versiones: una afirma que sus captores fueron cañaris leales a Huáscar; la otra asegura que fue derrotado y capturado por tropas cusqueñas al mando de Huanca Auqui. 

Lo cierto es que fue encerrado en un tambo real, de donde fue liberado durante la noche por sus partidarios. Se dice que una mamacuna (mujer principal) le proporcionó una barra de cobre con la que hizo un forado en la pared y logró escabullirse sin ser notado por sus vigilantes, “que festejaban el triunfo” con bebidas espirituosas. 

GUERRA CIVIL INCAICA: GUERRA BREVE

Según algunos cronistas, la única batalla fue el enfrentamiento de Quipaipán o Quepaipa, donde Challcuchimac y Quizquiz apresaron a Huáscar.

El punto de inicio fue cuando Huáscar ordenó a su medio hermano Atahualpa presentarse en Cusco para que le jurara formalmente su vasallaje. Desconfiando de las intenciones de Huáscar, Atahualpa ordenó públicamente hacer todos los preparativos para el viaje, pero en secreto ordenó a sus generales Challcuchimac, Quizquiz y Rumiñahui marchar con diferentes grupos de tropas al sur.
Atahualpa, astutamente, no avanzó más al sur una vez que alcanzó con su comitiva el límite sur de sus dominios, mientras que su ejército continuó su avance. 

Las unidades de los generales Challcuchimac y Quizquiz se juntaron, hecho del que fue informado Huáscar. Los 20.000 soldados quiteños cruzaron el río Apurímac en franca actitud bélica, y posteriormente se les unió un refuerzo de 10.000 soldados más.

GUERRA CIVIL INCAICA: EL CONFLICTO

A partir de entonces nos ha llegado dos relatos muy diferentes sobre el conflicto: uno de ellos dice que se resolvió todo en una sola batalla, mientras que la otra versión afirma que fue una guerra larga con muchas batallas.

GUERRA CIVIL INCAICA: ANTECEDENTES

Expansión incaica durante el
reinado de Huayna Cápa
Hacia 1490 el Sapa Inca Túpac Yupanqui inició la conquista de la región del actual Ecuador, sin embargo, el dominio no quedó asegurado. Su hijo y sucesor Huayna Cápac, alrededor de 1515, tuvo que organizar un ejército de 200.000 hombres para someter las constantes revueltas de los pueblos de la zona, afectando principalmente Quito, Tomepampa, Puná, Tumbes y Pastos. 

Acompañándolo en sus campañas estuvieron sus hijos Ninan Cuyuchi y Atahualpa, junto a sus mejores generales, dejando en Cusco a Huáscar (o Topa Cusi Huallpa) con tres orejones (nobles), Hilaquita, Auqui Topa Inca y Tito Atauchi, a cargo de la administración de la capital. De este modo se pasó Huayna Cápac sofocando rebeliones o conquistando nuevas tierras. Cuando no estaba en campaña, radicaba en Tomepampa, lugar de su nacimiento.

GUERRA CIVIL INCAICA

Atahualpa
La guerra civil inca fue un conflicto armado entre los partidarios de Huáscar y su hermano o medio hermano Atahualpa por el trono inca. Probablemente se inició en 1529, pero se sabe que la victoria se dio para el segundo pretendiente en 1532, semanas antes de ser tomado capturado y ejecutado por Francisco Pizarro en Cajamarca.

CHINCHAYSUYO

Ubicación del Chinchaysuyo
en el Imperio incaico
Chinchay Suyu (quechua: Chinchay Suyu, «Parcialidad de Chinchay») fue un suyu del Imperio incaico o Tahuantinsuyo. 

Comprendía la región norte del imperio, desde el oeste de la ciudad del Cuzco y la actual provincia peruana de Caravelí (Arequipa) en la costa hasta Pasto (Colombia), abarcando parte del departamento colombiano de Nariño, todo el Ecuador salvo la región oriental y los departamentos peruanos de Tumbes, Piura, Lambayeque, Cajamarca, Amazonas, La Libertad, San Martín, Áncash, Huánuco, Pasco, Lima, Junín, Ica, Huancavelica y el norte de Ayacucho. Su capital fue la ciudad ecuatoriana de Tomebamba.

COLLASUYO

Ubicación del Qullasuyu en Tawantinsuyo.
Collasuyo (en quechua: Qulla suyu, ‘parcialidad de los collas’)? (aimara:Qullasuyu Acerca de este sonido pronunciación ) fue el mayor y el más austral de los suyos del Imperio inca o Tawantinsuyu.

Se extendía al sur de Cuzco (Perú), desde los Andes y el altiplano de Bolivia, hasta las riberas del río Maule (Chile), y desde las costas del Pacífico hasta los llanos de Santiago del Estero (Argentina).

El centro neurálgico del Qullasuyu estaba situado en el altiplano andino, en torno al lago Titicaca, una de las regiones más densamente pobladas de los Andes desde tiempos del estado Tiahuanaco.

ANTISUYO

Ubicación del Antisuyu en el Imperio inca.
El Antisuyo (quechua: Anti Šuyu, 'parcialidad de los antis ') fue un suyo del Imperio incaico ubicado al norte y noreste del Cuzco. Comprendió principalmente parte de las yungas y ceja de montaña de las cuencas de los ríos Urubamba y Madre de Dios. Fue el suyo más pequeño del Tahuantinsuyo.

jueves, 11 de diciembre de 2014

HUAYNA CÁPAC: MUERTE

Estando en Quito, hizo llamar a su hijo Huáscar Inca Yupanqui, y ahí le expresó su voluntad de no desamparar a Atahualpa, nacido de la hija del curaca de Quito; Huáscar no se opuso a ello, de modo que, sin sospecharlo, el Sapa Inca Huayna Cápac, había condenado a una guerra fraticida a sus hijos y a la desmembración del Imperio.

“Yo me voy a descansar al cielo con nuestro padre el sol, que días ha me reveló que de lago o de río me llamaría.

Y, pues, yo salí del agua con la indisposición que tengo, es cierta señal que nuestro padre me llama.

HUAYNA CÁPAC: INVASIONES GUARANÍES

Mapa de los Caminos del Inca a finales
del reinado de Huayna Cápac.
De acuerdo a los testimonios de Cabeza de Vaca una segunda migración de los chiriguanos se produjo al oeste, al Tahuantinsuyo, entre 1513 y 1518; además el conquistador Irala relata que una tercera se produjo en 1519-1521

Los chiriguanos partieron del Gran Chaco (territorio en el que los incas habían entrado sin éxito durante el reinado de Túpac Yupanqui) y penetraron en el Collasuyo. Enterado de la invasión el Sapa Inca mando a su experimentado general Yazca a dirigir la campaña. Este partió con tropas de Catiquilla, Cajamarca, Huamachuco, Chachapoyas, Tumayrica, Chinchay Cocha, Tartima y Atabillos paso por Cusco y donde los apoyaron con hombres los gobernadores Apochila, Quita y Auqui Topa Inga, a enfrentar a sus enemigos pero primero procedió a reclutar un gran número de tropas entre los collas, Yazca llegó con su ejército y tras duros y reñidos combates se impusieron expulsando a los guaraníes de regreso a sus tierras, aquí algunos de los prisioneros fueron enviados por el general a Quito para que su señor conociera como eran los chiriguanos. 

HUAYNA CÁPAC: CAMPAÑAS AL CHINCHAYSUYO IV

Los quiteños tras semanas de lucha fueron empujados al norte a Luissa, donde los incas trataron de cortarles la retirada, sin mucho éxito. Entonces los cusqueños decidieron acabar con sus enemigos, acamparon a orillas del Chibunga, a medía legua del enemigo, Montán fortifico sus defensas aprovechando la geografía, las muchas hondonadas y quebradas, dispuso tropas en la retaguardia (cuestas del Chimborazo, Clio, Chucabi, Pulug e Igualata), en los pastizales de Pasguazo y Chuquiaoguio oculto atrás para evitar que los incas intentarán rodearlo por el camino de Mochapata. El capitán quiteño Pilpícuji se ubicó en la zona rocosa de Patulú, mientras los incas enviaban espías o chapac a vigilar al enemigo. 

Una mañana muy neblinosa y fría (aunque era verano) en la que solo se veían los grandes volcanes Chimborazo (Urcullasu para los incas), Carihuayrazu, Pastaza, Tungurahua, Cundurazto, Callanes, Quilimas y Sangay, se inició la batalla. La vanguardia quiteña formada como rectángulo cerca de Xunxi al mando de Pilpícuji esperaba a la avanzada cusqueña al mando de Toca, Huaraca y Curiargos, formada por incas, huancas y chachapoyas. Las fuerzas quiteñas se atrincheraron en las quebradas, al amanecer los incas atacaron cantando con música de tambores, el choque fue brutal, pero la disciplina inca pudo más y derrotaron a la vanguardia y tomaron las fortificaciones enemigas, los quiteños retrocedieron al norte.

HUAYNA CÁPAC: CAMPAÑAS AL CHINCHAYSUYO III

En la llanura de Tiocajas, frente al fuerte de Atapo, divide los cauces de los ríos Chambo y del Chanchán, ubicación estratégica lugar de tres grandes batallas conocidas, primero la victoria de Túpac Yupanqui sobre Epiclachima, la segunda fue el enfrentamiento de los hijos de los anteriores comandantes, Huayna Cápac y Talcuchimani, y la tercera sucedida en 1534 enfrento a las fuerzas de Sebastián de Benalcázar y Rumiñahui.

Los quiteños acamparon en Atapo y los cusqueños al otro lado de la planicie en Charicanto. Tras meses de escaramuzas la batalla se inició cuando en Inca ordeno un gran ataque y los quitus se refugiaron en su fortaleza. Duro varios días con miles de muertos, hasta que ambas fuerzas quedaron debilitadas.

HUAYNA CÁPAC: CAMPAÑAS AL CHINCHAYSUYO II

Marcho a Quito y ahí nombro futuro curaca de la ciudad a Atahualpa tras hablar con sus hijos legítimos (aprox. 1514). Tras esto tuvo noticias de que los chachapoyas se habían rebelado, habían matado a orejones, tucricuj, villaomas y guerreros de la guarnición cusqueña en Kuélap. Huayna Cápac preparó un escarmiento. 

Pasó con su poderosa tropa el río Marañón por encima de un puente hecho con balsas. Fue una gran proeza de ingeniería civil, porque en un solo día estuvo todo listo.

Cuando estaba a 10 km de Cajamarquilla, le salió al encuentro una embajada de mujeres dirigida por una hermosa dama chachapoyana, que había sido mujer de Túpac Inca Yupanqui. La mamacuna le informó que no había varón joven o adulto en el curacazgo porque habían huido a los bosques por temor a su venganza y que, para que no cometa un error que su padre Túpac Inca Yupanqui, que los había conquistado, lo lamentaría, terminó su larga petición con estas palabras:

HUAYNA CÁPAC: CAMPAÑAS AL CHINCHAYSUYO I

Se suele considerar que el Inca pasó cerca de diez años sometiendo las constantes rebeliones de tribus que se producieron en el norte de su imperio (aprox. 1510-1520), las que terminaron por someterse tras llevarse a cabo varias masacres teniendo que repoblarse con mitimaes de los Andes centrales las zonas que resultaron más afectadas demográficamente. 

Actualmente se considera que el reino de Quito realmente no existió sino más bien una efímera confederación de las tribus de la sierra más poderosas (Cañaris, Puruaes, Otavalos y Cayambis) probablemente en un intento de frenar la expansión incaíca de Túpac Yupanqui, posiblemente los llamados Shyris fueron tal vez curacas que dirigieron la confederación durante la guerra. Algunos historiadores sostienen que el hecho que los cayambis se unieran a la confederación motivara las campañas de los incas contra los pastos para asegurar sus dominios al norte. Se debe considerar también que por su mayor desarrollo cultural los pueblos de la sierra fueron mucho más difíciles de conquistar y reprimir que los de la costa septentrional (Chonos, Huancavilcas, Manteños, Manabíes y Punaeños).

HUAYNA CÁPAC: CAMPAÑAS AL COLLASUYO

Once años tras su coronación parte de Cusco con un ejército a Chile, en Coquimbo reemplazó a Quilicanta como gobernador (había sido nombrado por su padre hacia el 1490), favoreció a sus aliados locales y aseguro desde el valle del Aconcagua al del Maule instalando colonias de quechuas y diaguitas en Talagante y San José de Maipo y nombro como nuevo encargado de la región al viejo quechua Vitacura que vivía en aquel valle. 

En esta campaña el Inca logro pacifícar el área entre el Aconcagua y el Cachapoal, construyendo pucaras en Aconcagua, Mapocho y Maipo; en especial Chena, Angostura y Merchacas.

Para algunos cronistas durante un año el Sapa Inca visitó sus dominios y dio regalos y atribuciones a sus aliados, los jefes locales Michimalonko y Tanjalonko, y se llevó consigo a muchos locales a otras partes de su imperio. Siguiendo esta versión, Vitacura fue enviado con tropas a explorar al sur, llegando hasta el río Biobío, tras esto cuando volvia fue confrontado en el Maule o en el Cachapoal (aprox. 1505). Posteriormente se realizarían campañas más al sur extendiendo su zona de influencia.

HUAYNA CÁPAC: CAMPAÑAS EN EL CHINCHAYSUYO

Mapa de las conquistas de Huayna Cápac.
Huayna Cápac, hijo de Túpac Yupanqui nacido entre 1460 a 1470 en Cuzco o Tomepampa. Contrajo matrimonio con Raura Ocllo con la que tuvo muchos hijos, incluyendo a su primogénito Inti Cusi Huallpa o Huáscar Inca Yupanqui (aprox. 1491), marcho al norte y combatió con su padre en las campañas contra quiteños y aliados. 

Se convierte en Sapa Inca en 1493, heredando la borla amarilla y ciñéndose la roja o mascapaycha, la coronación fue algo muy fastuosa, en los techos de la capital se pusieron flores y plumas hermosas de aves exóticas de la selva y las calles se cubrieron de oro, símbolo de Inti, principal deidad incaica.

Sus primeros años estuvieron envueltos en conspiraciones, de las que sobrevivió gracias a la protección y lealtad de su madre, Mama Ocllo, y su tío, el general Huaman Achachi. La primera fue la de su medio hermano Cápac Huari y la madre de este, Chiqui Ocllo (posible asesina de su padre), que planeaban envenenarlo y así conseguir el trono, enterado de sus intenciones el nuevo Inca los mando ejecutar. 

Luego se produjo la traición de Apo Wallpalla, regente en Cusco mientras viajaba al norte que pretendía matarlo y coronar a su propío hijo en el trono, el Inca enterado mando a su tío a ejecutar a ambos consipradores.

TÚPAC INCA YUPANQUI: ÚLTIMOS AÑOS

En el Cuzco, Túpac Inca Yupanqui empleó 20.000 runas para culminar las obras de Sacsayhuamán. 

Estos runas venían en oleadas sucesivas de todos los rincones del Imperio. El trabajo era temporal y mientras durase éste, los runas quedaban al mando de los curacas y arquitectos cusqueños. Túpac Yupanqui murió en Chincheros, se dice que envenenado por su esposa Chuqui Ocllo, en 1493

TÚPAC INCA YUPANQUI: CAMPAÑAS EN EL CHINCHAYSUYO

La expansión septentrional del Tahuantinsuyo hacia el actual Ecuador, se dio en varias etapas con muchos líderes y enfrento a muchos y distintos pueblos. Basado en hallazgos arqueológicos, Albert Meyers (citado por Moreno, 1981) distingue tres etapas en el proceso de ocupación del altiplano ecuatoriano:

En la primera etapa se anexa el territorio entre la Sierra Septentrional peruana y el nudo de Azuay. Hay gran influencia cultural inca en Tumebamba e Ingapirca, solo en este territorio hay monumentos incas no militares.

En la segunda etapa se conquista la región de Quito, hay menor evidencia de influencia inca lo que indicaría una ocupación más corta.

TÚPAC INCA YUPANQUI: CAMPAÑAS EN EL COLLASUYO

Expansión de Túpac Yupanqui hacia el sur.
Ante los hechos consumados Túpac Yupanqui resuelve avanzar con un ejército hacia el sur recorriendo meseta del Collao, Cochabamba y Tucumán, sometiendo a los collas sublevados y conquistando a los chichas (aprox. 1478). Es muy posible que debido al fracaso anterior con los chiriguanos el Inca se viera obligado a lanzar una campaña de conquista que resultara exitosa.

Hacia el 1480 dirigió la campaña en el actual Noroeste argentino contra los diaguitas, y en el Cuyo contra los huarpes de las actuales provincias de San Juan y a los del extremo norte de la actual Provincia de Mendoza. Tal territorio era llamado Huentata por los locales, quienes se encontraron forzados a adoptar algunas de sus costumbres, tales la vestimenta y los cultivos de maíz y quinoa. Estando en Charcas se dirigió al sur, hacia Chile.

TERCERA EXPANSIÓN DEL IMPERIO INCAICO: TÚPAC INCA YUPANQUI: CAMPAÑAS EN EL ANTISUYO

Expansión de Túpac Yupanqui hacia el sur.
Hacia 1471 Túpac Inca Yupanqui se convirtió en el nuevo Sapa Inca y demoró tres años en realizar la acostumbrada visita al imperio, que hacían los incas como norma invariable, al inicio de su gobierno.

Luego de esta visita, afanado en continuar la expansión del imperio dirigió una campaña en el Antisuyo (región selvática). Con un ejército dividido en tres (comandados por sus hermanos Amaru Inca Yupanqui y Otorongo Achachi y el general Chalco Yupanqui), anexaron a las tribus: Opotari, Manú y Yanasimi, preparó un ejército numeroso para conquistar a los antis del reino del Musu en la cuenca del río Amarumayo. 

TERCERA EXPANSIÓN DEL IMPERIO INCAICO: OBRAS DE PACHACÚTEC

Conquistado el reino Chimú, el Inca se dedicó a visitar todos los valles, haciendo construcciones e instruyendo a sus pobladores. Pachacútec, fue el primer demarcador del Imperio incaico: mandó que el imperio se dividiera en “guamanis”, de 10.000 familias cada uno. 

En todas sus conquistas, los incas respetaron las tierras de los curacas. Las tierras de las comunidades aldeanas y las nuevas anexadas por obras de irrigación, las dividió en “tupus” y las repartió entre los runas, a razón de un tupu por familia.

Se casó con la Coya Anahuarque y con ella tuvo a su heredero Inca Yupanqui. Reinó por casi 50 años y tuvo varias mujeres y muchos otros hijos, “que con ser tantos, dicen los indios que eran pocos para hijos de tal padre”. Para el historiador inglés Sir Clement Markham, Pachacútec es: “El más grande hombre que la raza aborigen de América haya producido”. Además de la expansión del Imperio a la que hemos referencia en líneas anteriores, Pachacútec Inca Yupanqui, durante los recorridos por su imperio, hizo o dispuso que se hagan las siguientes obras de infraestructura: